Alexander Lowen
Alexander Lowen


Ir a...

QUÉ ES ANÁLISIS BIOENERGÉTICO


El análisis bioenergético es un método terapéutico desarrollado inicialmente por el Dr. Alexander Lowen a partir de los trabajos de Wilhelm Reich, discípulo y contemporáneo de Freud.



Wilhelm Reich

Wilhelm Reich

Sigmund Freud

Sigmund Freud



Cualquier terapia es un proceso de conexión con uno mismo en el que la relación con el terapeuta es el factor de cambio más importante. El procedimiento para profundizar en este conocimiento es el análisis.

Toda terapia debe incluir un análisis exhaustivo de la historia del paciente para poder descubrir las experiencias que han moldeado su personalidad y determinado su conducta. Las terapias mas tradicionales basan el análisis fundamentalmente en contenidos verbales, sin embargo a menudo la persona tiene muy difícil traducir en palabras sus emociones o acceder a los recuerdos más significativos para hablar de ellos.

Además de los pensamientos y recuerdos que la persona expresa sobre sí misma y sobre su vida relacional, el análisis bioenergético tiene en cuenta el análisis de la conducta actual global, que incluye las emociones, los sentimientos y las actitudes y movimientos corporales que se ponen en juego o se evitan en la relación con el terapeuta.

Aunque se apoya en fundamentos y técnicas diversas, lo más característico del análisis bioenergético es que es la forma de psicoterapia en la que más se profundiza en lo que el cuerpo expresa y en lo que el cuerpo necesita.

Este interés por el cuerpo está plenamente justificado:
  • 1) porque los sentimientos y las emociones (también los pensamientos) son procesos biológicos cuyas características pueden ser conocidas, en cada persona, observando cómo el cuerpo se moviliza. Como ejemplo basta recordar lo que nos ocurre con cualquier emoción.

  • 2) porque las dificultades para conectar con sentimientos, deseos y recuerdos están vinculadas a patrones de funcionamiento corporal en los que existen reducción de la motilidad y de la percepción del conjunto o de segmentos corporales. Como ejemplo: la reducción de la respiración torácica, que es mayor cuanto mayor es la fuerza con que la persona evita habitualmente entrar en contacto con determinados sentimientos.

  • 3) porque relajando tensiones musculares y ampliando la expresión emocional se facilita la percepción de movimientos y segmentos corporales “bloqueados” y así la persona puede conectar mejor con esos contenidos emocionales y recuerdos que son imprescindibles para encontrarse a sí misma. Como ejemplo cotidiano: esa “apertura” que se siente cuando se hace ejercicio, cuando se baila o cuando se hace el amor.

  • 4) porque cualquier cambio en una conducta va acompañado de un cambio corporal, sea “tan sólo” en el tono muscular. Como ejemplo de cambios dentro del repertorio cotidiano: el cambio que se percibe después de cambiar de postura o de estirarse uno. Como ejemplo de cambio en el tiempo: ya cada uno piense y vea como cambió su “forma” (de estar, de ser) al tiempo que ha ido madurando.

ALGUNOS TÉRMINOS
(subir)

Como cualquier escuela de psicoterapia con larga historia, la “bioenergética” (forma resumida de llamar a la terapia o análisis bioenergético”), ha consagrado unos términos que le resultan característicos, así:

ANALISIS BIOENERGÉTICO: porque incorpora a la terapia la observación de lo que ocurre en el cuerpo, es decir de cómo la persona pone en juego su energía vital, es por lo que esta forma de análisis toma el nombre de “bioenergético”.

ENERGÍA: es el vehículo de los procesos vitales de un organismo vivo. La mayor o menor energía se deduce por las muestras de “vitalidad” que da una parte o el conjunto de una persona (brillo de los ojos, color de la piel, movilidad, calor, gestos, actitudes, etc). La energía fluye libre y sin obstáculos cuando una persona puede tolerar hacer consciente lo que siente y puede expresarlo libremente.

CARÁCTER: se llama así al patrón de funcionamiento psicológico y corporal de cada persona.

BLOQUEOS: las áreas corporales y emocionales que se evita que entren en funcionamiento (que cobren vitalidad) se dice que sufren un bloqueo de la energía.

ENRAIZAMIENTO: Estar enraizado es estar conectado “energética y sensorialmente” a nuestras emociones y sentimientos más profundos, al mismo tiempo que a nuestras piernas que nos hacen sentir el apoyo sobre el suelo (la realidad física que nos sostiene).

PRINCIPIOS BÁSICOS: El análisis bioenergético evoluciona con los nuevos conocimientos y con las aportaciones de otras escuelas de terapia pero, al tiempo, mantiene la vigencia de algunos principios clásicos:

LA PERSONA ES UNA UNIDAD PSICOSOMÁTICA EN LA QUE MENTE Y CUERPO SE INFLUYEN MUTUAMENTE: Es decir existe una única identidad funcional ya que el cuerpo y la mente se influyen permanente y constantemente. El aparato defensivo en la psique se correlaciona, somáticamente, con tensiones musculares crónicas.

DESARROLLO PSICOLÓGICO Y EMOCIONAL: El desarrollo psicológico y emocional condiciona la manera que la persona tiene de percibirse a sí misma en la edad adulta y en la forma de relacionarnos con los demás. Es decir, las experiencias vividas en la niñez y en la adolescencia explican nuestra forma de actuar y nuestros conflictos actuales.

LA ORGANIZACIÓN DEL CARÁCTER: Las defensas psicológicas y somáticas conforman el carácter de la persona. El carácter se describe como una compleja constelación de rasgos psicológicos y tensiones somáticas que constituyen una estructura defensiva y adaptativa. La función primaria de esta organización defensiva es proteger al niño de un conflicto entre sus necesidades afectivas y psicológicas básicas y la respuesta de su entorno. El carácter en el cuerpo toma forma de “coraza” o armadura muscular.

EN LA RELACIÓN TERAPÉUTICA SE PRODUCE LA "TRANSFERENCIA": La transferencia es el tipo de relación que tiene el cliente con su terapeuta y es el MOTOR de cambio. En ella la persona percibe, siente, piensa, actúa,... como siempre lo hace (consciente o inconscientemente actualiza los conflictos del pasado); es toda una "RELACION REAL" desde el principio hasta el final de la terapia. La "transferencia" es muy valiosa para la terapia, porque le permite a la persona reexperimentar momentos absolutamente trascendentes, donde, el terapeuta acompaña con profesionalidad, sensibilidad, empatía y amor, y devuelve en cada experiencia la respuesta más idónea que ayuda a resolver aquellos comportamientos que la "enferman" o la hacen infeliz.
(subir)