PSICOTERAPIA INDIVIDUAL.


Se emplea como tratamiento, para adultos y adolescentes de los siguientes problemas:
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Estrés
  • Disfunciones emocionales
  • Dificultades de relación
  • "Problemas en el cuerpo originados por problemas mentales"
  • Disfunciones sexuales
.... y otras muchas formas de llamar a ese malestar con uno mismo y con lo que uno consigue en la vida, que nos lleva a no disfrutar de ella.

La psicoterapia individual es un proceso terapéutico que ayuda a comprender la relación entre la historia personal y los conflictos y dificultades de la vida actual. La persona, en su relación con el terapeuta, se va encaminado a la toma de conciencia de dónde y cómo se bloquea o dificulta su vida (incluyendo su flujo energético en el cuerpo). Para llegar a comprender y analizar la función actual y el origen de las tensiones estructuradas, corporales y psicológicas se recurre a la expresión emocional, el movimiento espontáneo y la palabra.

Durante el proceso de terapia tanto el terapeuta como la persona progresan en el entendimiento de la lucha interior que ésta mantiene entre las defensas que ha necesitado construir y su deseo de superar las limitaciones en la vida afectiva y amorosa que estas defensas traen consigo y que pueden ser causa de síntomas y enfermedades.

El psicoterapeuta bioenergético propone al paciente ejercicios y expresiones físicas que le ayudan a experimentar los patrones corporales y de comportamiento. De este modo se recuperan más fácilmente sentimientos que han sido reprimidos durante la infancia y se han mantenido así en la vida adulta.

Cuando el paciente progresa en la psicoterapia los patrones antiguos e inefectivos que bloquean la conexión con el placer, la espontaneidad y el gozo, lentamente se disuelven.

La combinación del trabajo corporal y la exploración verbal y el análisis de los conflictos emocionales y su relación con la historia personal individual ayudan a relajar progresivamente la estructura defensiva de la persona y permite que se recupere una mayor libertad de expresión del ser en los niveles físico, emocional y mental. A través de la relajación del trabajo con el cuerpo, y de la experiencia de una conexión segura, saludable y de apoyo con el terapeuta, la persona establece formas nuevas de relacionarse consigo mismo y con los demás que resultan más satisfactorias.



ASESORAMIENTO PSICOLÓGICO GENERAL
(subir)

El asesoramiento psicológico es una relación entre el psicólogo o clínico y el cliente, que realiza una demanda ante una situación del presente difícil de resolver por sí solo. No se trata de dar consejos, sino de ayudar al cliente a clarificar los objetivos, metas y elementos de la realidad y poder hacerse dueño de ellos; es un trabajo de centrarse, crecer y tomar las propias decisiones. El experto en asesoramiento psicológico colabora con una persona en el plano individual y también en el plano familiar y muy especialmente con la pareja, ayudando a clarificar el origen del conflicto, así como sus implicaciones en los niveles de la relación, la comunicación o el conflicto psíquico y emocional de uno o ambos, diagnosticando y recomendando en su caso la psicoterapia individual necesaria, o bien el trabajo conjunto.

Se ofrece ese espacio terapéutico tolerante, abierto y flexible, imprescindible para poder reflexionar, dialogar, cambiar y resolver en la situación del presente el problema o problemas que dificultan las relaciones, crean estrés, ansiedad, irritabilidad o depresión. Ante situaciones muy traumáticas como riesgos de separación y divorcios, muertes o accidentes inesperados de seres queridos, adicciones graves, etc., el asesoramiento facilita el que estas circunstancias sean asimilables y se pueden integrar las emociones y conflictos asociados, así como motivar hacia nuevas metas y desarrollar las capacidades.



GRUPOS DE EJERCICIOS BIOENERGÉTICOS.
(subir)

Los ejercicios bioenergéticos son ejercicios corporales, respiratorios y posturales. Nos ayudan a contactar con la propia energía, a reconocer zonas de tensión, a aumentar el registro de sensaciones, a contactar con nuestras emociones y a facilitar su expresión. También aumentan nuestra energía, amplían la respiración y el estado vibratorio del cuerpo.

La práctica regular de estos ejercicios tiene cierta capacidad terapéutica de por sí, en el sentido que aumentan el caudal energético y facilitan una vida más plena y mas conciente. Así, por ejemplo, en los estados leves depresivos el aumento de energía puede ayudar a poner en marcha un organismo desvitalizado.

Por esto, además de emplearse en la terapia, estos ejercicios pueden practicarse para llevar una vida sana, en un sentido muy amplio. En la página de ACTIVIDADES informamos sobre los periodos y lugares donde se puede tomar parte en un grupo de ejercicios.



GRUPOS DE TERAPIA.
(subir)

Los principios y los métodos del análisis bioenergético pueden aplicarse también a la práctica de grupos de terapia. Estos grupos tienen la ventaja de que la interacción con otras personas facilita la observación de las respuestas que cada persona tiene ante diferentes estímulos y de que el grupo ofrece fuentes adicionales de apoyo y confirmación de la persona, posibilitando la puesta en práctica de nuevas formas de relación.

Dentro del grupo, sin embargo, es más difícil la apertura a los niveles mas dolorosos de la experiencia emocional y a los problemas más profundos, por lo que es habitual que las personas que participan en un grupo terapéutico sigan, o hayan seguido, un proceso de terapia individual.